14.11.11

"Weekend" (Andrew Haigh, 2011)

No suelo ser muy aficionado a asistir a festivales como el LesGaiCineMad quizá me dejo llevar en muchas ocasiones por el tópico de que todas las películas de temática LGTB acaban cayendo en los mismos estereotipos que ya comienzan a ser algo vergonzantes pero comencé a oír muy buenas críticas de esta película de parte de algunos amigos que habían acudido al primer pase por lo que no dejé escapar la segunda proyección que el mencionado festival se hizo de "Weekend"

Gratísima fue la sorpresa que me llevé al comprobar que las impresiones de mis amigos eran totalmente ciertas. Me encontré con una película que huye por completo de todos los estereotipos gays y que a la vez retrata a la perfección lo que viene siendo el comportamiento del varón medio homosexual hoy en día, su forma de ver el mundo, su forma de relacionarse con los demás ya sean otros gays u heterosexuales. Estoy seguro que todos y cada uno de los espectadores que ante la pantalla nos encontrábamos eramos capaces de reconocernos en la relación exprés que viven Rusell (Tom Cullen) y Glen (Chris New) ya que seguro que nosotros mismos habíamos vivido algo parecido. En este sentido es una película que quizá solo un público gay o gayfriendly podría llegar a entender ya que estoy seguro de que a cualquier ojo hetero desentrenado podría parecerle incluso de ciencia ficción.

La película entra en algunos debates bastante interesantes sobre lo que es ser o no ser homosexual en medio de una sociedad completamente heterosexualizada. Cada uno de los dos protagonistas exponen sus propias opiniones que en ocasiones entran en conflicto pero que sobretodo hacen que nosotros como espectadores reflexionemos. Ningún desperdicio tiene la interesante reflexión que sobre el arte lleva a cabo Glen.

Lo que es realmente de agradecer es que en ningún momento la película entra a juzgar lo que está bien y lo que está mal. Simplemente nos hace partícipes de un momento vital de dos hombres que sin buscarlo se encuentran, de una forma tan natural que parece que simplemente hayamos abierto una ventana y estemos ejerciendo de voyeurs de nuestros propios vecinos. Por otra parte, la cuidada fotografía y la química existente entre los dos actores protagonistas hace que verla se convierta en una experiencia fantástica.

7 comentarios:

Nocivo dijo...

Pues parece muy interesante, me la apunto.

Antonio Heras dijo...

buscar--- descargar--- tic tac tic tac...

Dicen... dijo...

Uhhh yo la quiero ver... alguien la tiene? jeje

Anónimo dijo...

donde puedo conseguirla? comprarla, copiarla, descargarla de la web....
necesitaria que incluya subtítulos en castellano.
gracias

Bertoff dijo...

Sale a la venta el 19 de marzo, al menos en UK pero vamos olvidate de subtitulos en español... Para descargarla ni idea...

Anónimo dijo...

La vi hace poco, muy interesante y con exelentes actuaciones!!!
les dejo el link para ver online o descargar...Saludos
http://www.peliculas-flv.com/uy/pelicula/0000419/ver-weekend-online.html

sofia martínez dijo...

¡Es diferente eso es lo que llama la atención! El reciente estreno de Looking 2 , una serie de HBO sobre tres amigos homosexuales (y sus citas y problemas cotidianos) que viven en San Francisco, me ha recordado la necesidad de ver esta película que en su momento se me escapó de las carteleras de cine. Weekend, escrita, dirigida y montada por Andrew Haigh, que también está tras la producción de la serie de HBO, hace de ambas propuestas un estilo similar, en cuanto a la fotografía y el acercamiento a los personajes, aunque también numerosas diferencias: la serie sitúa a los personajes en el meollo de la comunidad gay de San Francisco, en una ciudad turística y tolerante, con personajes que viven su sexualidad con abierta normalidad y por tanto encuentran más facilidades para poder expresarse como tales, lo cual da pie también a incidir en algunos clichés; por su parte, la película de Haigh se ubica en Nottingham, una ciudad no tan cosmopolita como el Londres multicultural y en un mundo no tan empático con los homosexuales como suelen serlo las grandes capitales que atraen a turistas gays con alta capacidad adquisitiva. El matiz es importante, pues en este siglo XXI el tema de la aceptación de la libertad sexual de las personas no está tan extendido como habitualmente, y dentro de nuestra mentalidad moderna, suele entenderse.