6.6.11

"Carrie" (Brian De Palma, 1976)

Aunque esta vez el turno era de @elchicoque reconozco que yo estaba encantado con que la película elegida para el visionado conjunto fuera "Carrie"


Mi compañero de visionado era la primera vez que veía esta película que ya había pasado frente a las retinas de mis ojos en varias ocasiones. Y es que nunca está de más ser testigo de la humillación tanto pública (en el colegio) como privada (en casa) que sufre la pobre Carrie White (Sissy Spacek), poseedora de unos poderes mentales que acabarán por encumbrarla como la mayor adoradora de satán para su madre, la asesina de toda su generación estudiantil para sus convecinos y la mayor heroína para los miles y miles de chicos y chicas que diariamente sufren bulling en sus institutos.

La fragilidad de Carrie contrasta fuertemente con la dureza de su madre, la Sra. White (Piper Laurie), mujer de armas tomar y fanática defensora de la fe cristiana hasta sus últimas consecuencias. Será éste el primer obstáculo que la joven telepata tendrá que sortear para simplemente llegar a ser una adolescente normal con su menstruación, con su tonteo con los chicos y por supuesto con su baile de promoción. El segundo problema que se interpone entre Carrie y su felicidad es la sociedad que la rodea, en un mundo donde el débil acaba devorado por el fuerte las víboras de clase no dudan en ir a matar cuando se sienten amenazadas y este es el caso de las compañeras de clase de Carrie que la consideran culpable de los favoritismos de la profesora, culpable de ser tímida, culpable de no ser muy agraciada físicamente, en definitiva culpable de existir.


Será en este caso la venganza que emprende Chris (Nancy Allen), la chica más popular de la clase, la que desencadene toda la tragedia en forma de ira incontrolada por parte de Carrie y sus recién adquiridos poderes. Es entonces cuando habría que preguntarse, en esta historia, ¿quién es el verdadero monstruo? ¿Los padres que crían a sus hijos en sus propios ideales, la sociedad que intentar apartar a los que son raros o no obedecen a una norma autoimpuesta de comportamiento determinado o a los propios engendros de todo esto que sufren en sus propias carnes haber nacido en el lugar o de la forma equivocados?

Ahí queda la pregunta formulada, mientras tanto podemos deleitarnos con las magnificas interpretaciones de las actrices protagonistas, las perfectas y oníricas escenas que nos brinda Brian De Palma (desde la escena inicial en los vestuarios hasta la escena álgida de la fatal coronación del rey y la reina del baile) y por qué no con el susto final, un recurso en su momento pionero que posteriormente sería copiado hasta la saciedad en cualquier película de terror que se precie. Sin duda la ducha de sangre de cerdo es ya una de las escenas que quedarán grabadas a fuego en la historia del cine.

3 comentarios:

Lily dijo...

Me encantó esta peli y me impactó cuando la ví a mis 17 añitos

Bea Cepeda dijo...

Menudo peliculón. Me encantaría poder ver esta peli con alguien que nunca la hubiera visto para ver sus reacciones, porque yo flipé!

caotico_jq dijo...

"Carrie" es maravillosa, sin duda la versión más oscura y cabrona "ever" del cuento de "Cenicienta"... al menos, hasta que se publique mi antología de relatos "El manjar inmundo", que entonces ya se puede ir apartando Carrie en su cualidad de Cenicienta sórdida.