6.12.10

"Colegas" (Eloy de la Iglesia, 1982)

No es ningún secreto mi debilidad respecto al denominado cine quinqui, un subgénero dentro del cine español que gozó de gran popularidad a finales de los '70 y sobretodo en la década de los '80, esto sumado a mi gran devoción por Eloy de la Iglesia hizo que anoche disfrutara de una agradable velada visionando "Colegas"


El título de la película define muy bien el espíritu que se respira en esta producción ya que a parte de que el tema principal que trata es la amistad incondicional de los tres protagonistas, lo que en su momento Eloy de la Iglesia y sus colegas pretendieron fue simplemente reunirse y hacer algo juntos dando como resultado esta maravilla.


Encontramos por tanto rostros muy comunes en la filmografía del director español, empezando por su actor fetiche José Luis Manzano, protagonista de todas las películas quinquis que el realizador llevó a cabo, siguiendo con Enrique San Francisco, José Manuel Cervino, José Luis Fernández 'Pirri' y los hermanos Antonio y Rosario Flores que aunque esta fuera su única intervención en la carrera cinematográfica de De la Iglesia, sí que eran buenos amigos.


La delincuencia, las drogas, embarazos no deseados, el paro juvenil, todos estos grandes problemas (de entonces y de ahora) quedan en segundo plano ante la exaltación de la amistad y el amor. Pero lo que a mi realmente me gusta es como Eloy de la Iglesia se atreve a mostrar escenas que actualmente serían impensables, como la escena en que los tres hermanos están en la habitación y los dos pequeños se masturban. No es algo sexual sino más bien una muestra aplastante de costumbrismo juvenil que seguramente hoy en día sería todo un escándalo tildada como mínimo de pedofílica...


Esa falta de pudor realmente se agradece al igual que se agradece el tratamiento con el que De la Iglesia trata a sus personajes, alzándolos como héroes de sus relatos y deleitándose en la belleza apolínea cuasi erótica que desprenden.


Otra de las curiosidades de las cintas de Eloy de la Iglesia es el retrato que en momentos puntuales hace de la comunidad homosexual del momento, en este caso asistimos a lo que sería una sauna a principios de los '80, donde los jóvenes quinquis podían buscar sacarse unas pelas dejándose sobar y mamar por los clientes de la misma.


Sin duda una de las mejores películas de Eloy de la Iglesia, aunque realmente el que esto escribe es muy poco objetivo ya que todas sus películas me encantan. Os dejo con un breve resumen de la película que sirvió para promocionar la misma en el mercado internacional:

7 comentarios:

Bea Cepeda dijo...

Vamos, que no es que te guste el cine quinqui, es que te pone el cine quinqui.

caotico_jq dijo...

Jajaja... ahí has dado en el clavo, Bea! Si es que las fotos lo dicen todo: esos pantaloncitos cortos estupendos de los 80, esos torsos desnudos, los calzoncillos Abanderado... la ducha!! Venga, Berto, confiesa! xDDDD

Arion dijo...

También confieso mi debilidad por películas como "Colegas". La verdad es que cuando la vi me gustó mucho, y nunca se me olvida la escena en el cuarto de los hermanos.
-pásame el trapo
-¿cuál trapo?
-ese con el que te has limpiao
-pero si era un calcetín
...
-qué guarro eres, lo has dejao empapao.

Creo que hasta me sé de memoria el diálogo de esa escena.
_________________________
www.artbyarion.blogspot.com

Antonio Heras dijo...

Yo soy superfan de Eloy de la Iglesia. Viste El Sacerdote? Me pareció buenísima y es poco conocida...

Aparte te anuncio que he hecho el guión de El Pico 3, ¿te hace un papel? Lo rodaremos soon en los madriles...

Bertoff dijo...

Sí que he visto El Sacerdote, no es que me pareciera la mejor película del mundo jamás rodada pero si que tenía su aquel, y aquella escena tremenda... :S

El Pico 3!! OMG! yo quiero!! yo quiero!!!

Chica de la China dijo...

Oye, que te guste no significa que no puedas ser objetivo, jeje

Decir que cuanto más material audiovisual de los 80 veo, más me doy cuenta de lo ñoño, absúrdamente púdico y raruno que se ha vuelto este nuestro país. Además de eso hay cada vez una mayor falta de sentido del humor importante. En los ochenta se hacía crítica social en un programa infantil (además de sacar a grupos musicales que ni de lejos veríamos hoy en día en ningún programa más que en los Conciertos de Radio Tres y casi ni eso), entre otras cosas y por poner el ejemplo conocido de la Bola de Cristal. No hablemos de Caja de Ritmos... programa más raruno, oscuro y transgresor, imposible. Luego llegaron los 90, y Bon-bon Chip con ellos. En fin...

Anónimo dijo...

muy buenas pelis