19.11.10

"Rebelde sin Causa" (Nicholas Ray, 1955)

Hay películas que tarde o temprano uno tiene que ver si realmente se quiere considerar "cinéfilo", realmente este es un término que estoy empezando a aborrecer un poco ya que considero que cada cual puede estar en todo su derecho de amar el cine y ver las películas que le dé la gana sin tener que pasar por el aro de ver otras que puedan ser consideradas obras maestras/clásicos del cine pero que realmente no le atraigan nada; realmente opino que es algo totalmente subjetivo de cada individuo pero este es un debate que quizá aborde en otro momento ya que ahora lo que vengo es a hablaros de precisamente una de esas pelis consideradas clásicos del cine: "Rebelde sin Causa"
Lo primero que diré es que no me ha gustado especialmente la actuación del mito, James Dean, realmente no llegué a sentir ningún tipo de empatía con él ni su personaje en toda la película, también os digo que esta es la primera vez que veo una de las tres películas que realizó por lo que no sabría aún decir si realmente el susodicho me parece buen actor o no.. de todas formas, ¿quién soy yo para meterme en este tipo de discusiones?.

La película se centra en retratar sobretodo la decadencia moral de la juventud estadounidense de la época, no en vano es la adaptación libre del libro "Rebelde sin Causa: El Hipnoanálisis de un psicópata criminal" del psiquiatra Robert M. Lindner. Nos encontramos con tres jóvenes inadaptados, siendo Platón (Sal Mineo) el auténtico marginado de la historia mostrando una especie de admiración/atracción fatal hacia Jim (James Dean) que intenta corresponderle todo lo que un rudo heterazo puede corresponder a su pequeño y ambiguo nuevo amigo...


Quizá sea un poco exagerado sacar esta lectura tan arriesgada para la época diagnosticando que todos los problemas de adaptación del malogrado Platón sean debidos a su homosexualidad latente ya que en la película también se deja bastante claro que el muchacho realmente sufre de un abandono emocional tremendo por parte de sus progenitores... puede ser entonces que la química de los dos actores (sobre Dean siempre se ha especulado su posible homo/bisexualidad mientras que Mineo era bisexual reconocido), a ojos de buen observador, pueda mostrar algo más de lo que el guión les exigía...

Sobre el personaje que interpreta Natalie Wood, la tercera en discordia de este retrato generacional, no comento nada porque es la típica historia de chico conoce chica que se hace la dura pero luego se le hace el chocho pesicola por él.

4 comentarios:

yosonico dijo...

Agree.

Bea Cepeda dijo...

Pues lo que te decía. Que tengo esta peli original desde hace dos años por lo menos, porque la regalaron con el país, y nada, que no me pongo. Me da un poco de pereza, la verdad. Pero tarde o temprano quiero hacerlo... aunque sé que un día llegará su momento.

martinyfelix dijo...

Pues siendo una de esas tan conocidas digo yo que habrá que verla. Pero tengo tantas cosas que ver.

Anónimo dijo...

Suso> que sepas que hay un documental bastante bueno de los años 90 donde hablaban del personaje de Sal Mineo, del propio Sal y de como los personajes homosexuales acababan pagando los pobres. El documental se titula El celuloide oculto (The celluloid closet) y es totalmente recomendable.